Los 400 colean

A ver, que me he explicado mal, no es que sean 400 €, sino que reducimos las retenciones mensuales, y luego en junio me llevo una... Ay, Pedro, ¿cómo era, que no me sale?
Dicen que Mr. Z se ha hecho un lío. Y no sé dónde leí que ni en su partido lo habían hablado. Parece que los sindicatos están que trinan y que hasta El País le da estopa a la propuesta. Pero no desfallece y augura virtudes mágicas de la medida.

Yo ya opiné. E Izquierda Unida no solo critica, sino que también advierte. Me alegro: que la campaña se centre en la economía da más posibilidad a que en el debate se plantee el eje izquierda/derecha donde siempre estuvo, más allá de siglas y rifirrafes de puerta de colegio. Pocas palabras y mucho enlace, sé que no gustará a mucha gente. Pero cuando uno no predica en el desierto sino que ve que hay coro, mejor callarse un poco.

P.D.: También me alegro de que se empiece a hablar claro de algunas cosas, y espero que algunos dejen de recurrir al discurso del miedo a la caverna.

Comentarios

Amei ha dicho que…
Los inspectores de Hacienda dicen que las rebajas fiscales justifican la postura de los que defraudan

Estudian solicitar a la Junta Electoral Central de España que valore si las diferentes propuestas fiscales cumplen con la legalidad vigente

La Organización Profesional de Inspectores de Hacienda del Estado afirmó hoy que las continuas rebajas de impuestos planteadas por el PSOE y el PP pueden hacer pensar a los ciudadanos que su recaudación no es necesaria y que, por tanto, "está justificada la postura de aquellos que deciden defraudar y no pagar sus impuestos".

Según los inspectores, esto ocurre tanto en la propuesta de devolver cuotas ya recaudadas, como es el caso de la deducción de 400 euros en el IRPF prometida por el PSOE, como en la eliminación del Impuesto sobre el Patrimonio. "Para los ciudadanos sería lógico pensar que si todos quieren eliminar estos impuestos, lo mejor es no presentar su declaración en junio", añaden.

En un comunicado, la organización denuncia que los partidos políticos, ante la proximidad de las elecciones generales del 9 de marzo, se han lanzado a "una carrera" de diferentes propuestas de rebajas fiscales, en una situación "nunca vista hasta ahora", pretendiendo así "ganarse el voto" de aquellos a los que dichas rebajas van dirigidas.

....

En este contexto, la organización afirma que esta "carrera de rebajas fiscales" provoca en el ciudadano la percepción de que los impuestos "valen para poco" cuando lo políticos están ofreciendo continuas rebajas de los mismos.

Además, denuncian que los políticos parecen "desconocer la complejidad" de las normas fiscales, ya que, si de lo que se trata es de ganar el voto con los alicientes fiscales que se ofrecen, los partidos políticos ponen al ciudadano "en el dilema" de tener que decidir, sin antes saber el resultado final.

Así, añaden, parece sencillo para un soltero si tiene que decidir entre los 400 euros de devolución o la rebaja de su tipo marginal del IRPF, pero debería primero saber cual es este tipo marginal.

En este sentido, señalan que la deducción de 400 euros en el IRPF prometida por el PSOE "sobrepasa con mucho lo admisible", dado que el contribuyente puede preguntarse "para qué pagar este año" si es posible que se lo devuelvan después. Además, afirman que sería "lógico" pensar que se está pagando de más y, por tanto, sería "legítimo" recortar esta aportación.

....

Los inspectores critican también que existen en España muchos servicios públicos "que no funcionan tan bien" como sería deseable por falta de medios, y por ello, creen que aquellos que prometen bajar impuestos deberían detallar también en cuánto van a bajar las pensiones, por ejemplo.

Por otro lado, afirman que si lo que se pretende es incentivar el consumo de los ciudadanos, en vez de devolver cuotas ya pagadas, podrían adoptarse otras medidas "más convenientes" como deflactar las tarifas del impuesto y, de esta forma, devolver a todos los contribuyentes lo que han pagado de más y recuperar el poder adquisitivo que han perdido.

Por todo ello, la Organización Profesional de Inspectores de Hacienda estudia la posibilidad de pedir a la Junta Electoral Central en España que dictamine si las propuestas electorales de carácter fiscal cumplen con la legalidad electoral vigente, o si sólo se trata de medidas electorales cuyo único objetivo es "comprar" votos, "devaluando" el sistema fiscal español y la confianza que los ciudadanos tienen en que sus impuestos sirvan para algo.
Hilario Ideas ha dicho que…
Un hombre camina por la calle cuando, de repente, aparece de entre las sombras un asaltante con un cuchillo en la mano y le dice: "dame tu dinero". El hombre le exclama: "¿Pero qué haces? ¡Soy miembro del Gobierno, no puedes atracarme!". El asaltante, entonces, le grita: "¡Pues devuélveme mi dinero!"
Hay una enorme verdad en esto que no parece haber asimilado este país, y es que el dinero que posee el Gobierno no es suyo, sino nuestro. Nadie se salva de la extorsión gubernamental en su afán descontrolado de recaudar más y más. Ni los rateros no gubernamentales. Usando la incultura económica de la gente, ahora el presidente del Gobierno nos quiere "regalar" 400 euros.
Una de las justificaciones ha sido, que de esta forma, el Estado demuestra que ahorra por nosotros ya que, según el presidente, "ahorrar es muy bueno" y al parecer él es más sensato que nosotros en esta labor. No puede decir lo mismo en otros temas de mayor calado como el de las pensiones, cuya estabilidad tiembla continuamente ante un futuro verdaderamente negro.
El ahorro obtenido a punta de pistola, no es ahorro. De hecho, entre impuestos directos, indirectos, tasas, multas, etc. el Estado nos expropia casi la mitad de nuestros ingresos brutos, con lo que esos 400 euros son migajas si los comparamos con los cuatro años de este Gobierno socialista o de cualquier otro. El ahorro tiene varias funciones para el actor económico. Una de ellas es hacer frente a los imprevistos individuales. Los socialistas, atendiendo a la curiosa concepción de ahorro que tiene el Gobierno, han llegado al extremo absurdo de creer que tal cosa no existe y que las malas épocas no son fenómenos circunstanciales de cada individuo o familia, sino agregados socioeconómicos que él controla y puede resolver. Es algo que recuerda bastante a la concepción económica que tenía la Unión Soviética.
Por otra parte, tendremos que ver qué consecuencias tiene tal medida sobre el efecto riqueza. Si todos somos 400 euros más ricos, ¿qué pasa? Que los precios de los productos donde vaya a parar esa subvención se encarecerán en la misma proporción. Teniendo en cuenta que el nivel de ahorro de las familias está en uno de sus peores momentos y que la deuda familiar está en uno de los más altos; muy probablemente este dinero será gastado en bienes de consumo casi de forma inmediata. Lo que significa que perjudicará a aquellos que no reciban esa subvención, esto es, a aquellos que no realizan la declaración de la renta, que, cosas de la vida, son los que tienen los ingresos más bajos de la sociedad. Como bien ha apuntado el presidente del Gobierno, "no hay impuesto negativo". Bueno, corregiremos a nuestro económicamente ignorante presidente porque en realidad sí que existe. Uno de los inventores de tal aberración fue Milton Friedman.
Que nuestro ahorro dependa de la gracia del político o de la proximidad de las elecciones nos indica qué es la política y esta gran mascarada de la democracia, que ha perdido su rumbo y propósitos por completo. El sistema actual se parece más al de un estado señorial del Medievo que a la idílica visión de la soberanía del pueblo. Nuestro dinero, estilo de vida y libertad depende de las decisiones partidistas y subjetivas de un grupo de oligarcas políticos que juegan con nosotros como si fuéramos piezas de un juego sin reglas, donde quien gana acaba gobernando para poder hacer lo que le da la gana. ¿Cómo pretendemos que los políticos nos salven si son ellos el principal problema? Mientras espera a que estos burócratas se preocupen de verdad por su dinero, tome la iniciativa y haga todo lo posible para no alimentar a la bestia. El dinero mejor ahorrado es el que no va al Estado. Está en su derecho de no dejarse robar por nadie.

Alguien debería pararse un instante y reflexionar: ¿cómo es posible que quién hubiera de ser el más responsable, el más limpio, el menos tramposo, el más preparado, aquel en quien confiamos nuestra hacienda y seguridad, se comporte como un trilero de tres al cuarto? Y digo bien, del tres al cuarto, porque la medida es cutre, un tocomocho para palurdos de boina calada que las españoladas de los sesenta nos retrataban sin piedad.
Uno se frota los ojos y no se puede creer que Zapatero pueda seguir paseándose con argumentos tan groseros y nadie le tire tomates al grito de: "¡Fulero! ¡Vete con el chiste a Chiquito de la Calzada!"
¿Qué nos ha pasado? ¿Por qué cada día el nivel intelectual de nuestro representante es más zafio y su moral se confunde con la de un vendedor de potingues? ¿Por quién nos ha tomado?
Y no contento con asfalcar la caja común de todos los españoles como si fuera suya, nos argumenta su progresividad. ¡Qué no hombre, que no! Que los 400 euros con los que quieres comprar unos miles de votos de unos miles de ciudadanos aprovechándote de su necesidad que tú no has sabido solucionar en los años de gobierno que llevas son un chantaje, simple corrupción electoral, la salida de quien está dispuesto a cualquier cosa con tal de seguir en el poder. A cualquier cosa, ¿o acaso ya nos hemos olvidado de la excarcelación de Juana Chaos cuando interesaba y su retorno a prisión cuando volvió a interesar por el motivo contrario?
La medida no se merece siquiera un buen argumento para tumbarla. Hay cosas en esta vida cuya impostura ha de verse por sí misma, porque si no es así, es que todos los argumentos sobran. ¿Acaso hay que explicar por qué está mal mofarse de un discapacitado?
En la gestión de los dineros públicos, nadie puede disponer de los recursos del Estado como si fueran su propio patrimonio. Aquel populismo insoportable de Evita Perón regalando dinero, juguetes o medicinas a los más necesitados sin más reglas que su propio capricho y beneficio, haciendo creer a sus víctimas que era su generosidad la dueña de lo regalado, es el precedente más cercano a lo que acaba de hacer Zapatero con los 400 euros de marras.
hilarioideas@hotmail.com
Juan ha dicho que…
Don Hilario, o no ha entendido usted por dónde iba yo, o ha aprovechado la ocasión para soltar lo que le apetecía decir. Lo cual me parece estupendo, para eso estamos, aunque le recomendaría que, si no lo tiene, se abra un blog y así podría explayarse a gusto. Podría inscribirlo en la Red Liberal u otras similares, en las que seguramente encontraría más receptividad a sus ideas, ya que veo que es usted asiduo de varios blogs de I Love IU.

Creo que el contraste de ideas es bueno, pero que para que sea productivo tiene que haber al menos algún punto en común. Usted y yo no lo tenemos, es una mera yuxtaposición de opiniones sin consenso posible.