viernes, 19 de septiembre de 2014

Catalonia is not Scotland?



Durante los últimos días he podido escuchar o leer muchos comentarios alertando de que el caso de Escocia y el de Cataluña no tienen “nada que ver”. Incluso la cuenta de twitter de @masaenfurecida se dedicó ayer durante un buen rato a retwitear mensajes que repetían literalmente esas palabras al calor de la votación escocesa. Provenían siempre de personas reacias a la independencia catalana que temían un efecto de contagio. Los argumentos para defender esa idea existen, por supuesto. El más repetido insiste en que el Reino Unido se formó a partir de la voluntad de cuatro estados que ya existían previamente: Gales, Inglaterra, Escocia e Irlanda del Norte posteriormente. Por el contrario, se afirma, Cataluña jamás ha sido un Estado soberano, ante lo cual seguramente habrá quien recordará los repetidos intentos de autogobierno y tradición de instituciones propias que existe en aquella tierra desde hace siglos. 

Esto es lo bueno de los debates sobre independentismo, que se aprende mucha historia. De hecho, salen historiadores de hasta debajo de las piedras, a favor de unas y otras posturas: he llegado a oír hablar de los Decretos de Nueva Planta al calor de un cachi en una txozna durante las fiestas de Bilbao. Pero no solo se aprende historia: también de filología, de etnología y otras áreas de conocimiento en las que se bucea para encontrar argumentos más o menos científicos que apoyen la reivindicación que corresponda.

viernes, 8 de agosto de 2014

CIS: Vuelco electoral a golpe de crisis y baby boom

Me reprochaban ayer que no hubiera escrito sobre el CIS publicado el lunes, así que me pongo a ello; aunque ha abundado la información sobre el estudio, entrando en detalles (¡por fin!) más allá de la estimación de voto, pero la mayoría centrados en la irrupción de Podemos. Se han escrito bastantes tonterías, pero también algunas cosas interesantes, y en particular recomiendo este artículo de Pepe Fernández Albertos.

Aunque se limita a hablar de Podemos, y aunque yo carezco de herramientas y sobre todo de conocimientos para estudiarlo con tanto rigor, hemos llegado a algunas conclusiones similares. Las fundamentales son dos:
  1. La edad es la variable clave (junto con la formación) para entender los cambios del comportamiento electoral. Todas las demás variables deben compararse con ella para evitar llegar a conclusiones precipitadas. Luego me explico.
  2. Las tendencias que se están marcando van para largo. Tanto las que ya llevan tiempo apuntándose (caída del bipartidismo) como las más novedosas (emergencia de Podemos) no son flor de un día ni fruto de un cabreo pasajero.

miércoles, 21 de mayo de 2014

¿Cómo trata Metroscopia a cada candidatura?

He estado revisando la evolución de las cinco encuestas preelectorales que ha realizado Metroscopia para las europeas y he encontrado algún dato curioso. No es fácil comparar puesto que la información que ha ido publicando en su blog variaba de una a otra. En alguna ocasión daba los datos de intención directa y añadía el factor de "simpatía", en otros segmentaba los apoyos según la ideología, etc. Además, alguna vez ha publicado la estimación que realizaban para opciones que se quedaban fuera del Parlamento Europeo, pero en el resto no. Y, claro, además hay que contar con que hasta hace bien poco las coaliciones no estaban terminadas de definir.

En cualquier caso, presento los datos que he encontrado y hago una breve valoración partido por partido, comparando la intención directa de voto (IDV, que es lo que la gente responde espontáneamente) y la estimación de voto (que es la "predicción" que realiza Metroscopia).

Lógicamente, el resultado final no tiene por qué ser una traducción directa de la intención declarada porque hay gente que oculta su voto, otra que afirma que votará y se quedará en casa, otra que aún duda qué hacer... Y como vengo diciendo desde hace meses en este blog, y como comentaba muy bien Hugo ayer en el suyo,  "nadie tiene ni puñetera idea de cómo se cocina bien en estos momentos una encuesta". No es que la manipulen (que puede haber casos) es que no hay manera de saber qué criterios aplicar. Y, a falta de conocer otros datos que Metroscopia pueda haber tenido en cuenta creo que está sobreeestimando a PP y PSOE y subestimando a IU, UPyD y Ciudadanos. Juzguen a la luz de los gráficos:

sábado, 10 de mayo de 2014

El CIS mira a 2009 (¿y se equivoca?)

El CIS ha publicado la que es, por ahora, la más conservadora de todas las encuestas preeectorales para las europeas. El bipartidismo está más fuerte de lo que dicen otras, IU, UPyD o ERC menos y solamente entra una de las nuevas formaciones, Podemos, en detrimento de otras como Ciudadanos, Primavera Europea o Los Pueblos Deciden, que logran escaño en otros estudios.

Pero, como he dicho mil veces, la estimación de voto es lo menos importante de una encuesta, sobre todo cuando te ofrecen otros datos en bruto para analizar, como hace el CIS. Hagamos un repaso breve y crítico por los datos que nos ofrece

viernes, 2 de mayo de 2014

Madrid: vértigo y responsabilidad para rescatar vidas


Cada 2 de Mayo, El País publica una encuesta de Metroscopia sobre el Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid. Los dos últimos años, los datos pronostican un vuelco profundo del panorama político, no solo por la pérdida de mayoría absoluta del PP que mantiene en la CAM desde 1995 (con el lapso del affaire Tamayo) y en el Ayuntamiento desde 1991. También destaca el importante auge de UPyD y, sobre todo, de IU, hasta el punto de que podría disputar la segunda plaza al PSOE en ambas instituciones, con un apoyo que ronda el 20%.


La posibilidad, por tanto, de que haya un cambio de gobierno en ambas administraciones que supere la lógica bipartidista es real. Tendría una importancia decisiva en esa perspectiva constituyente y de ruptura democrática de la que llevamos tiempo hablando y que muchas veces nos cuesta pensar en lo concreto. Ante ese escenario, anoche en la cama me asaltaron algunas reflexiones. Y ya que no me dejaron dormir, por lo menos que sirvan de provecho compartiéndolas y abriendo el debate:

martes, 4 de marzo de 2014

IU y las europeas: pasos, zancadas, política expresiva y movimiento



He guardado un (casi) absoluto silencio sobre mi valoración de la elección de la candidatura de IU al Parlamento Europeo desde el sábado. He querido gestionar mis emociones, no dejarme llevar por las de otras gentes y dejar reposar las ideas, para no perderme en reflexiones de consumo interno.

Tenía (y tengo) una sensación de frustración, que no se entiende si uno disecciona la composición de la lista elegida, porque es cierto que hay algunos avances significativos, en los que otros amigos centran su valoración. Que se hayan consolidado alianzas con otras fuerzas como la de ICV-EUiA (y más) en Cataluña, la de AGE en Galicia, o la de la Izquierda de Aragón con CHA y la Iniciativa Social y que todas ellas tengan puestos destacados, da cuenta de que ha habido algo que creo imprescindible: generosidad en un momento al alza. IU seguramente podría haber asegurado más eurodiputados “de la casa” yendo por libre o racaneando puestos a las alianzas, porque las encuestas soplan a su favor, y no lo ha hecho. Bien en este punto. Y además, en las propias propuestas que han surgido a lo largo del proceso se ha huido, por lo general, de perfiles “internos” que en otras ocasiones han poblado las listas. En este caso han surgido con fuerza nombres como los de Javier Couso o Gerardo Pisarello, o incluso José Chamizo que sonó pero finalmente cayó de las quinielas, y tampoco son perfiles habituales los de Marina Albiol o Lara Hernández. No se ha abusado, en resumen, de las personas de larguísima trayectoria institucional (figura habitual en el “cementerio de elefantes” de Estrasburgo) ni de primar al hombre o mujer de confianza interna frente a la renovación o la apertura. Se ha arriesgado, y eso está bien.

lunes, 24 de febrero de 2014

Debemos: 5 hechos que llaman a la responsabilidad

Hoy se reúnen IU y Podemos. Hasta donde yo he podido saber, por parte de IU acudirán Miguel Reneses, responsable de Organización, y Enrique Santiago, responsable de Convergencia Político-Social. En representación de Podemos, Miguel Urbán e Íñigo Errejón, que no sé qué cometido tienen en la incipiente estructura de esa plataforma. No deja de ser frustrante que un tema tan importante esté en manos de gente a la que conoces y que sin embargo puedas hacer tan poco por influir en lo que ocurra en esa reunión. Por eso, no me resisto a escribirles estas líneas, aún a sabiendas de que será difícil que me lean y, más difícil aún, que sirva para algo.

Se han escrito cientos de artículos en las apenas cinco semanas de vida de Podemos sobre la pertinencia o no de liderazgos mediáticos, sobre la honradez o segundas intenciones de sus promotores o sobre si es el enésimo caso de fragmentación de la izquierda o el bálsamo definitivo para la unidad popular. Se han escrito casi tantas opiniones como manifiestos, llamamientos y reflexiones surgieron en los meses anteriores apelando a la unidad, la convergencia y los frentes amplios. Lo relevante es que aquellas bienintencionadas demandas, alguna mía incluso, fueron recibidas con tantas buenas palabras como escasas acciones coherentes. Ha hecho falta ver que la inacción podía dejar hueco a nuevas opciones para que el debate se abriera en serio. Y se ha abierto, pero quizás tarde para llevarlo a buen puerto.

El caso es que he estado tentado de escribir muchas veces sobre todo esto. Pero ya me interesan bien poco los pecados originales de Podemos, que los tiene, y la responsabilidad de IU en no haber liderado una opción realmente unitaria, que también mucho de eso ha habido. A estas alturas se trata de constatar lo que hay y tener pragmatismo, por un principio claro queenunciaba muy bien Eberhard: han de ponerse siempre los intereses de la gente por encima de los de nuestros propios proyectos.

En ese sentido, enumero una serie de cosas que no considero opiniones, sino hechos:

  1. IU tiene un peso electoral a día de hoy que no se puede desdeñar por una opción como Podemos que no aspira a ser una candidatura de extrema izquierda que logre uno o dos escaños, sino una opción de mayorías. Son cientos de miles de votantes que en lo fundamental abrazan un discurso compatible con el de ambos proyectos. Piénsese que cuando se habla con IU no se habla solo con sus dirigentes, sino también con toda esa gente. A su vez, cuando se habla con Podemos tampoco se habla solo con quienes lo impulsan sino con miles de personas que abarrotan actos y reuniones de círculos en cada rincón de la geografía, a muchas de los cuales IU no está consiguiendo llegar o ilusionar. Y sí, en cada acto o reunión de Podemos hay una ilusión que falta en muchas de las de IU.
  2. IU tiene una gran capacidad de llegar a acuerdos con fuerzas políticas y sociales que también son parte decisiva para articular un proyecto de mayorías. Y las está concretando con ICV, con Anova y otros, con Batzarre y otras formaciones menores. Por el contrario, Podemos está teniendo una enorme capacidad de conectar con la gente no organizada, esa pata fundamental que nos falta para pasar del refrito y recombinación constante de siglas a un verdadero proceso de acumulación de fuerzas. Necesitamos ambas cosas.
  3. A mucha de esa gente, la tenemos en un brete. Tanto las personas que en cada acto de IU o Podemos nos demandan que nos entendamos y que no les hagamos elegir entre papá y mamá como en organizaciones que, como Anova,se dividen prácticamente por la mitad cuando se ven en la tesitura de decidir.
  4. Las lógicas de funcionamiento de uno y otro espacio son distintas y hay que saber entenderse mutuamente. IU se equivoca si trata a Podemos como una organización política más a la que ofrecer una coalición y puestos en la candidatura. Pero la apuesta original de Podemos tampoco será sincera si el llamamiento a otras fuerzas solo pasa por la aceptación de un método intocable. Si se apuesta por la unidad es necesario tener cintura. Y bien es sabido que yo comulgo a pies juntillas con la idea de primarias abiertas que propone Podemos, la he defendido en IU y creo que sería la mejor salida a todo esto. Pero también hemos de ser conscientes de los tiempos, y de que jugarlo todo a esa carta supone decir, de una manera más elegante, que se pasa de una organización que ya ha decidido no elegir sus candidaturas de esa manera (quienes defendíamos lo contrario, perdimos ese debate solo unos días antes de que surgiera Podemos).
  5. A nadie nos vale en este momento una victoria pírrica ni un fracaso discreto. Hemos coincidido en señalar la importancia táctica de esa cita electoral para abrir brecha e intentar erosionar al bipartidismo ya debilitado. IU está abocada a sacar un estupendo resultado (10-15%), medido en la lógica de otros tiempos, que en los actuales no sirve de nada. Podemos parece estar aún muy lejos de ser un fenómeno con tanto impacto en lo electoral como para desbordar esas expectativas. Seguramente sería meritorio que lograran representación, y en IU no se evitará sonreír al ver multiplicarse la suya. Pero moviéndonos en esos márgenes estaríamos muy lejos de los retos que decimos marcarnos.
Darle salida a esto está difícil. Es muy complicado pedirle a IU que reabra un debate que ya cerró (a mi pesar), con el plazo tan corto que queda. Igualmente es muy difícil pedirle a Podemos que renuncie al eje de su propuesta, las primarias abiertas. Pero no me resigno a dar por imposible el entendimiento. Si yo estuviera en esa reunión, propondría una salida como la siguiente: creemos una mesa entre todos los proyectos que apostamos por un proyecto unitario y de mayorías; busquemos la salida menos mala para articular una candidatura común, asumiendo que es imposible en tan breve plazo un proceso común para elegir la candidatura completa; pero comprometámonos por escrito a que esto sea el germen para trabajar para las citas electorales de 2015 superando la lógica de partidos y de proyectos confrontados, asumiendo nuevas formas de hacer las candidaturas, y centrando el proyecto en la autoorganización de la gente. Porque no habremos entendido nada si no sabemos ver que Podemos plantea una manera de interactuar y movilizar a la gente no organizada que realmente funciona, al igual que lo habían demostrado antes los movimientos sociales. Y tampoco si creemos que eso puede desbordar a la izquierda organizada sin la complicidad de esta, al menos en los tiempos que son necesarios para actuar ante la situación de emergencia que vivimos.

martes, 13 de agosto de 2013

Un gobierno de concentración obligado

Después de analizar las tendencias electorales, hoy quiero reflexionar sobre los escenarios de gobernabilidad que se nos vienen encima. Porque resulta, desde luego, muy interesante analizar quién sube y quién baja o qué tendencias sociales de fondo se ponen de manifiesto, pero no se puede obviar cómo después el sistema electoral traduce eso en escaños y en posibilidades de formar gobiernos. Y, ojo, tampoco es una cuestión menor la interrelación entre ambos factores: diversos escenarios de gobernabilidad posibles pueden influir en el comportamiento electoral de la gente.

Es más, tengo la impresión de que este tema va a ser determinante en la próxima campaña electoral, entendiendo por ello el momento a partir del cual la atención mediática se centre en las elecciones generales de ¿2015?. Creo que muy pronto va a ponerse en circulación el leit motiv preelectoral, alimentado por políticos y periodistas y que ya ayer anticipaba el extesorero del PP Ángel Sanchis, hablando del caso Bárcenas: "si de esto deviene que España se convierta en cinco o seis partidos que se quieren anticipar para gobernar, será un desastre". Se repetirá machaconamente que si vamos a un escenario institucional muy fragmentado, esto será un caos. Y sin embargo, creo que será difícil evitar que eso ocurra, aunque no como lamenta Sanchis por el caso Bárcenas, creo yo.

viernes, 9 de agosto de 2013

Tres miradas sobre el CIS de Julio: abstención, crisis del bipartidismo e IU

En los últimos días he escrito tres entradas sobre el barómetro del CIS del pasado mes de Julio, que se publicó hace justo una semana. Hago este post simplemente para recopilar las tres entradas y que sea más fácil seguir el hilo sin perderse:
  1. La crisis del "votante medio". En este primer post desarrollo un poco más una idea que ya había esbozado y aporto nuevos datos sobre ello. La cuestión es que hay cambios significativos en la composición social del abstencionismo. Quienes están contribuyendo al descomunal incremento de la abstención son los sectores que, hasta ahora, más habían participado: gente de derechas, votantes del PP, sectores de "edad madura", gente de clase media y alta, etc.
  2. ¿Por dónde se desmorona el bipartidismo? En el segundo post he intentado analizar en qué sectores sociales aún existe una clara preeminencia del voto a PP y PSOE y en cuáles el bipartidismo está haciendo aguas. Los resultados son claros, hay sesgos importantes de edad y formación principalmente, el bipartidismo resiste gracias a ciertos nichos muy fieles, pero que son a su vez aquellos con los que la abstención se está cebando. 
  3. IU y las victorias por incomparecencia del contrario. El último post analiza cuáles son las tendencias de crecimiento de IU en los distintos sectores sociales y hasta dónde podría llegar. Las conclusiones apuntan a un crecimiento bastante moderado, a pesar de una buena posición relativa por el desmoronamiento de PP y PSOE, pero también a una buena valoración entre los sectores que marcan el cambio de tendencia electoral.
Cada uno de estos aspectos se analiza cruzándolo por las variables de ideología, clase social, edad y estudios que utiliza el CIS, porque me parecen los más significativos. Y he procurado aderezarlo con algunos gráficos que ayudan a seguir el hilo y siempre lo hacen más ameno. 

Espero que os sirva, al menos de entretenimiento ;)

CIS Julio 2013: IU y las victorias por incomparecencia del contrario

El barómetro del CIS de Julio de 2013 situó a Izquierda Unida por encima de la barrera psicológica del 10% en estimación de voto, por primera vez desde hace 16 años, y con el dato más alto de la serie histórica que recoge el CIS en su web: un 11,5%. Es un salto importante, de más de un punto y medio desde Abril, sobre todo teniendo en cuenta que el CIS ha recogido una progresión mucho más lenta de IU que otros institutos demoscópicos, y apenas le otorgaba una subida de dos puntos desde enero de 2012. Pero no deja de ser algo relativamente anecdótico, pues al fin y al cabo no es más que una estimación.

Como he apuntado otras veces, me interesan mucho más los datos en bruto, sin cocina. En ellos, se muestran tendencias interesantes, como las que he analizado en otro post. Se observa un incremento en el apoyo a IU en ciertos sectores, notable en algunos casos, pero en ningún caso un ascenso meteórico. Si IU tiene opciones de dar el "campanazo" electoral, parecen pasar más por la hecatombre de sus principales rivales que por un exitazo propio. En primer lugar, porque el impresionante incremento de la abstención se ceba con sectores sociales que han cimentado el bipartidismo, como he comentado, y eso hace crecer el porcentaje de voto a IU sin necesidad de ampliar mucho su electorado. Y en segundo lugar, porque la caída de PP y PSOE es vertiginosa y solo resisten gracias a ciertos nichos muy fieles, lo cual hace posible superar a alguno de ellos sin alcanzar grandes porcentajes de voto.