Yolanda, Joan, Félix y los grupos parlamentarios

En 2012, la federación gallega de Izquierda Unida logró una increíble proeza: se convirtió, de la mano de Anova y otros y a través de la coalición Alternativa Galega de Esquerda en la tercera fuerza política de Galicia, con resultados apabullantes en algunos núcleos urbanos. De los 9 escaños obtenidos, 5 los ocuparon miembros de Esquerda Unida. Recordemos de dónde venía esta formación: porcentajes de voto que en el mejor de los casos (1981, 1993) llegaron al 3% y que habitualmente no alcanzaban ni el 1%. Aparte de un gran trabajo de reconstrucción de una organización muy tocada tras la crisis de los 90, hubo una enorme inteligencia a la hora de afrontar la crisis del nacionalismo gallego tendiendo la mano a sus sectores más alternativos. Se comenzó así a forjar una alianza que iba más allá de un acuerdo puntual entre partidos: Esquerda Unida entendió que solo había hueco para un proyecto transformador si se formulaba en clave gallega y Anova que no tenía sentido desligar sus reivindicaciones nacionales de las posibilidades de ruptura que comenzaban a abrirse a nivel estatal.


Sin ese trabajo previo sería muy difícil entender cómo surgieron en 2014 las "mareas" municipalistas. Mientras que en el resto del Estado muchas de las iniciativas locales miraban por el rabillo del ojo a Barcelona, en Galicia iban haciendo su propio camino. Un camino en el que por lo general tenían gran relevancia tanto las formaciones que habían impulsado AGE dos años atrás como gentes independientes de la cultura y los movimientos sociales y al que se incorporó, de manera muy secundaria en ese momento, Podemos. Pero era una incorporación fundamental, toda vez que comenzaba a tener un tirón electoral que no tenía correlación alguna con su difusa implantación organizativa en los territorios.

Ese bagaje tanto de AGE como de las mareas municipalistas explica en gran medida por qué fue posible la candidatura de En Marea y de qué manera se concretó. Las mareas, EU y Anova necesitaban el tirón electoral de Podemos, pero estos no podían arriesgarse al enfrentamiento con un tejido sociopolítico enraizado en la sociedad gallega y en sus instituciones. Por eso en Galicia fue posible una candidatura unitaria, e incluso que el nombre de Podemos no figurase en el nombre de la candidatura, y solo de modo instrumental en las papeletas. Eso sin entrar en otros pormenores del acuerdo que no vienen al caso, porque lo relevante es que en Galicia no se han producido meros acuerdos electorales, sino que hay todo un hilo conductor que relata la construcción de un nuevo sujeto político gallego, plural y complejo, que va ganando actores y fuerza a cada paso.

Algo similar, aunque con una historia bien diferente, ocurre en Cataluña. La izquierda catalana sí ha tenido, desde tiempos del PSUC, un importante peso institucional. Sin embargo, tuvo un importante bache cuando Iniciativa per Catalunya se desgajó de Izquierda Unida y se constituyó un nuevo referente catalán de esta, llamado Esquerra Unida i Alternativa. Por separado, apenas consiguieron un 4% de los votos, entre ambas, y pronto se impuso la necesidad de volver a unir fuerzas. En 2003 se llegó a un primer acuerdo que, como recordó Toni Salado el otro día en Madrid, se produjo en unos términos bastante duros y desiguales para EUiA. Sin embargo, a partir de ahí se consolidó un espacio común, no siempre sencillo, pero que permitía a buena parte de la sociedad catalana tener una referencia clara.

Quizá esa trayectoria de convivencia permitió que la izquierda catalana fuera de las más audaces a la hora de entender el cambio de ritmo que exigía el ciclo político abierto con la crisis. Había mucho trabajo soterrado que, de cuando en cuando, emergía a la superficie. Un buen amigo de allí me anticipaba a finales de 2013 que se estaba gestando algo gordo, que no se podía contar aún, y que iba mucho más allá de la suma de ICV y EUiA. Una primera señal fue que el nombre de Gerardo Pisarello, hoy teniente de alcalde de Barcelona, sonó con fuerza como integrante de la lista de la Izquierda Plural al Parlamento Europeo. No era un mero independiente que se sumaba a un partido afín, sino una posible primera apuesta de sectores más amplios de lo social en Cataluña por incorporarse a lo institucional. Sin embargo, esto quedó en suspenso cuando IU no fue capaz de construir una candidatura que se correspondiera con una apuesta de ese calibre.

En paralelo, y en dimensión puramente catalana, otras cosas iban avanzando. La asamblea Ara es demà de ICV-EUiA, siendo aún poco más que un encuentro abierto a otros sectores, estaba a años luz de los procesos de convergencia en otros territorios. Allí estuvo, entre otra mucha gente, la propia Ada Colau. Y, junto a todo esto, el impulso del potente movimiento ciudadano Procés Constituent estuvo en el origen de Guanyem Barcelona, luego Barcelona en Comú, que a la postre ganaría las elecciones municipales, con la participación de Podem y del rico tejido social barcelonés. Y cosa muy similar ocurrió en otros muchos municipios catalanes que acogieron candidaturas con la misma inspiración.

Exactamente del mismo modo que en el caso gallego, es imposible entender por qué en Cataluña sí ha sido posible una candidatura unitaria a las generales sin mirar al pasado reciente. Es más, el contraste entre la experiencia de Catalunya Sí que es Pot en las autonómicas, y la de En Comú Podem en las generales (dejando aparte diferencias relevantes entre ambas citas), muestra cómo es decisivo que este tipo de alianzas no se limiten a acuerdos entre formaciones políticas, sin esforzarse por incorporar la energía social desplegada en los procesos anteriores.

Valga toda esta retrospectiva para complejizar esa pregunta que insistentemente hemos realizado desde IU: ¿por qué lo que es posible en Galicia y Cataluña no lo es en el resto de territorios?. Ojo, no digo que solo sea posible forjar una alianza allí donde exista todo este recorrido previo; de hecho, en muchos otros lugares hubo conversaciones y propuestas entre IU y Podemos (y otros actores, claro), para lograr candidaturas unitarias a las generales. Pero sí que explica por qué lo que ocurre en esos territorios es algo mucho más complejo, potente e ilusionante que una mera alianza táctica para superar las barreras de la ley electoral. Muy probablemente la andadura institucional de estas formaciones y movimientos en el futuro inmediato solo se entenderá de forma unitaria, del mismo modo que en la última década los destinos de ICV y EUiA estaban unidos y eran, a los ojos de la gran mayoría, un único proyecto.

Por todo ello, resulta ilógico que nos esforcemos en escudriñar la composición de las listas electorales para ver si cada escaño es "suyo" o "nuestro". Como muy bien explicó Yolanda Díaz, ella no es diputada de IU ni de Podemos, sino de En Marea, sin que ello suponga que se aparte de Esquerda Unida; es más, sigue siendo su coordinadora. Al proyecto común se debe en su trabajo institucional, no ya porque tenga que cumplir un acuerdo con otras fuerzas, sino porque el acuerdo lo tiene con la ciudadanía, ante la cual se presentó como un proyecto unitario. Del mismo modo que es imposible dividir los votos de En Marea, es imposible dividir a sus representantes. Y lo mismo ocurre con Joan Mena y con Félix Alonso, que obtuvieron escaños por Barcelona y Tarragona en las listas de En Comú Podem.

Por todo ello, lo razonable, y lo que se ganó en las urnas, sería que formaran parte de grupos parlamentarios autónomos de cada confluencia. Una interpretación restrictiva, anacrónica y políticamente interesada del reglamento es la que les ha puesto en el brete (al conjunto de esas candidaturas) de tener que optar entre Guatemala y Guatepeor. No habría tenido mucho sentido que la primera fuerza en Cataluña y la segunda en Galicia o País Valenciano acabaran apelotonadas en un gigantesco Grupo Mixto por esa cerrazón. Y menos aún, en mi opinión, que se hubiera producido una disgregación en función de afinidades partidistas en una especie de sálvese quien pueda que habría sido una enorme tomadura de pelo a los electorados que votaron con la ilusión de apoyar candidaturas plurales pero unitarias. No vale ahora decir "los escaños son nuestros y nos los llevamos": si así lo queríamos, cada partido debería haber confrontado en solitario ante el electorado. Y a algunos, seguramente, nos habría ido mucho peor.

De hecho, la división de los escaños de la candidatura conjunta de Compromís y Podemos, aunque es legítima (porque así se acordó), será muy decepcionante para amplios sectores que votaron con la ilusión de la unidad y además complicará la consolidación de espacios compartidos en adelante. De hecho, no creo que sea casual que la ruptura se haya producido precisamente allí donde la alianza se limitó a un acuerdo entre dos partidos y no se cuenta con un bagaje previo similar al que he relatado en los casos catalán y gallego. No existieron, por ejemplo, candidaturas conjuntas municipales en los principales municipios valencianos (MATIZO, gracias a correcciones: no existieron de manera tan generalizada y homogénea). Sin esos mimbres, la alianza valenciana se ha demostrado mucho más endeble.

Todo esto no es óbice para lamentar las zancadillas, el regate corto y la escasa generosidad y empatía que parece intuirse en todo este vodevil de constitución de grupos parlamentarios. Pero, mirando a lo que nos toca, se hace necesario que dejemos de ver los escaños y los resultados electorales como propiedades de cada partido, para intentar entenderlos como compromisos con la ciudadanía y resultados de procesos sociales. En la sociedad no hay electorados cerrados e inmóviles de cada fuerza política, ni cortafuegos entre ellos, y menos en el momento actual. Lo que hay es mucha mezcolanza, dudas, simpatías múltiples. Por tanto, toca construir instrumentos de intervención política así de complejos, que van mucho más allá de acuerdos electorales puntuales. Y por ello, lo mejor que podemos hacer es aprender de aquellos lugares donde ya han avanzado por ese camino, en vez de señalar como traidores a quienes han arriesgado para que nuestra parte de la izquierda juegue un papel decisivo en un momento de cambio histórico. Por eso, yo estoy con Yolanda, con Joan, con Félix y sobre todo con En Marea y con En Comú Podem.

Comentarios

Antoni Puig Solé ha dicho que…
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Antoni Puig Solé ha dicho que…
Y también estás con Podemos supongo y en cambio, no estás con Izquierda Unida
Juan ha dicho que…
Claaaaaaaaaaro. Es más, soy de esos tan retorcido que me quedo en la dirección de IU para intentar matarla. Por dios, que simplismo, qué maniqueísmo y qué mediocridad, así nos va...
Anónimo ha dicho que…
Oh, porque en otros territorios nos olimos la tostada de que la confluencia era un fraude, una estafa, una traición. De que os ibais a integrar en Podemos y traicionar a IU.
Vaya, los hechos han demostrado que nosotros teniamos razón, y que vosotros nos apuñalariais por la espalda, a traición.
Vamos a decir las cosas claras, Podemos quiere repetir la estructura bipartidista, sustituyendo al PSOE y renovando el bipartidismo a lo gatopardo, que todo cambie para que todo siga igual. Mantiendo la misma estructura, repetirán los mismos vicios, ellos lo saben y no les importa, porque estarán en la cuspide de la pirámide alimentecia. Así son, así sois.
Yo no quiero ir a un partido centralista, autoritario, elistista, basado en un hiperliderazgo, es por eso que estoy en IU, es por eso que no estoy en el PSOE y es por eso por lo que no quiero la absorción en Podemos.
Yolanda, después de integrarse en el grupo de Podemos debería dimitir de todos sus cargos y entregar el carnet. Lo hará, cuando esté segura de que vamos a una legislatura larga y no va a estar solo unos meses de diputada. Porque va a ser difícil reeditar la entrada de IU en una trampa, una estafa, un fraude, una emboscada, como han sido las confluencias en Galicia y Cataluña.
Y no creo que sea así, ES ASÍ, es empírico, está demostrado por los hechos, es indiscutible. Yolanda es un fraude.
Juan ha dicho que…
Ajá. Lo de la traidora de Yolanda es a cambio de un cargo. ¿Lo mío exactamente a cambio de qué? Y ten la gentileza de al menos identificarte para lanzar acusaciones de este calibre.

Qué coñazo de gente, de verdad. A otros les machacáis tanto que sí, al final se piran. Pero mira, conmigo no vais a tener esa suerte. Me pienso quedar a apagar la luz después de que salgáis vosotros, solo por joderos la teoría conspiranoica. Pesados.
Jorge ha dicho que…
Juan, gracias doblemente por el análisis. En primer lugar, porque disfruto mucho con su lucidez y, aunque a veces no esté de acuerdo, comparto lo fundamental. En segundo lugar, por la valentía: solo hay que leer los comentarios que anteceden para darse cuenta que la presión que estáis soportando los que queréis "mover" IU tiene que ser bastante tremenda. Es una lástima que se cuestione la lealtad política y las motivaciones personales de quienes pretendéis cambiar una dinámica que lleva a IU hacia la irrelevancia política. Mucha paciencia y a los señores de arriba les recomiendo mucha tila, mucha lectura y algún viaje como antídoto del síndrome identitario-conspiranoico que lucen.
Iñaki Escudero ha dicho que…
Juan, un análisis tan interesante como iluso. Nuet mintió a EUiA y a IU, utilizó a IU para ganar puestos en las listas de En Comú, ha incumplido acuerdos... En En Comú se hace la vida imposible y se aparta a aquellos que osaron presentarse a primarias (y más aun, ganarlas) contra la dirección...
ICV fue a esa confluencia para salvar su organización de la bancarrota, después de las catalanas de septiembre (así lo reconocen ellos mismos), aceptando incluso el veto de Colau a su presidente...
En fin, que la imagen que podais tener algunos fuera de Catalunya del proceso de gestación de En Comú, creo que dista mucho de la realidad.

En cuanto a ese "buenismo" de todos somos amigos y es igual a que grupo vaya cada uno, me parecería muy bien si, una vez celebradas las elecciones todos actuásemos igual. IU está en pelotas y Podemos con un grupo muy numeroso. Podía haber habido un grupo parlamentario Compromís-UP y don Pablo lo tiró abajo. Y mientras tanto, tres diputados de la dirección de IU están en el grupo de Podemos, mientras IU malvivirá en el mixto. Todo muy fraternal y solidario.
Mira, Nuet ganó por los pelos una consulta interna para ir con En Comú jurando y perjurando que su referente era IU, que si En Comú no tenía grupo propio los diputados de EUiA irían al de IU y en ningún caso al de Podemos. Eso fue así. Otra cosa es que para un determinado practicismo el resultado de todo esto sea bueno. Yo creo que lo que se construye desde el engaño y la traición nunca puede dar como resultado algo bueno, aunque lo parezca. Saludos!
Anónimo ha dicho que…
Pablo es un artista, ya en agosto sabía que no iban a tener grupo y al final ha conseguido su objetivo, fagocitarlo todo. Me parece sorprendente ver cómo aún tiene a gente de IU dentro trabajando para él, un crack el tío. En fin, a IU le quedan horas de vida, en breve ya podréis ser libres para ir a PODEMOS.
cascarrabias ha dicho que…
hola juan
para que no digas que te persigo en fb hoy escribo aqui.

entiendo que la opcion de la cupula de Madrid es hacer un partido fuerte centralista y vertical para evitar la diision interna, y absorver cual agujero negro a todo el que se acerque a la orbita, o nosotros o la nada. unidos o muertos.
pero asi lo que consiguen es dejar fuera toda la ola de ilusion. la habia y la estan matando.
pienso que van a convertirse en la muleta del bipartidismo, o como mucho en el repuesto. si por mantenerse en el centro aceptan tod lo que venga, los recortes de Europa, el salvamento a los bancos, lo que haga falta, de que sirve tenerlos en el parlamento? entre la irrelavancia y la absorcion, yo prefiero la supuesta irrelevancia, al menos puede servir de semilla de algo, de ilusion.. venimos desde muy lejos.. para saltar al precipicio? Alberto es muy bueno explicando ideas, pero no saltando a la yugular en debate agresivo, que es lo que se le da bien a pablo. y pablo, controlando todo, esta dejando demasiados cadaveres en el camino. si, para el es estupendo absorver las confluencias.. y lo lleva haciendo tiempo, contandose los votos de las confluencias, los escaños de las confluencias... interpretacion del reglamento? no se ha dado opcion, se ha aceptado el no de la mesa como valido. y no. las confluencias eran lo que eran no solo por ser confluencias, tambien por ser la voz de galiza/valencia/catalunya en madrit.. y aceptar meterse en el grupo.. van a entrar como iguales, es la confederacion de cuatro grupos, en la que el mayor permite que los pequeños suban a sus hombros para que lleguen mas alto? NO, eso seria complicado. vamos a hacer efecto bola de nieve, crecer en cada vuelta aplastando todo a nuestro paso.. algunos trozos saldran despedidos pero creceremos. nos desviaremos de nuestro camino pero creceremos. al final la forma original no podra reconocerse pero creceremos. no me gustan los monstruos gigantes. hay un libro que se llama lo pequeño es hermoso..
cascarrabias ha dicho que…
ahora hay dos opciones, rajoy en minoria o sanchez. pienso que la segunda es peor porque te atas de manos, no puedes hablar.. y a la hora de la verdad se juntan sanchez y rajoy, como en Portugal para le banco
Juan ha dicho que…
Iñaki, algo conozco de los pormenores de cómo se gestaron los acuerdos y, desde luego, no me gusta. Y no sé cómo lo llevaría en tu lugar, está claro, yo también soy muy celoso de las formas.

No obstante, creo que no peco de iluso ni de buenismo. Simplemente procuro mirar por encima de eso porque, aunque para mí sea crucial, creo que estamos en un momento histórico en el que son preferibles malos acuerdos que procesos absolutamente pulcros pero inútiles. Obviamente la disyuntiva no es tan maniquea, pero creo que nos entendemos.

Si yo participara en EUiA seguramente habría estado muy molesto con las formas. Pero creo que estaría aún más preocupado con el hecho de que, como dices, casi la mitad de la organización prefiera renunciar a una oportunidad histórica como participar en En Comú - Podem. Y supongo que, como alternativa, acudir a las generales como EUiA - Unitat Popular, o algo así, con un resultado supongo que tan calamitoso como en muchos otros territorios y seguramente más ante el tirón de Colau y compañía (amén de posibles consecuencias en los espacios municipales ya compartidos).

Recuerdo perfectamente cuando se estaba debatiendo el primer acuerdo con ICV en 2003. Yo estaba en Espacio Alternativo y los compañeros de Batzac (luego Revolta Global y ahora supongo que en Podem) echaban pestes y lo consideraban una sumisión absoluta que nos llevaría a desaparecer. 12 años después, con todos sus altibajos, creo que poca gente considerará que ha sido un error mantener ese espacio conjunto y desde luego EUiA no ha desaparecido.

Creo que el fin no justifica los medios. Pero lo que me preocupa de las posibles trampas para sacar adelante el acuerdo no es tanto su uso como que haya sido necesario emplearlas. En fin, que todo esto es un problema político y no formal, de qué tipo de apuestas tocan en este momento. Y, en eso, estoy con quienes han apostado a tope por En Comú Podem, con todas sus contradicciones.
Miguel Angel ha dicho que…
Desde el respeto a mis compañeros de IU-UP, desde el respeto a la gente que esta trabajando en la Dirección....creo que hay gente que tiene claro que Podemos hoy en día ( no el de hace 2 años ) ha abandonando las ideas dela izquierda y cada vez es más elitista.Ello no quiere decir que IU-UP siga practicando el sectarismo de algunos de PCE. Hay que saber donde están nuestros aliados y donde están nuestro enemigos, sin por ello llegar a la subordinación a Podemos. El articulo siguiente es interesante de Victor Alonso Rocafort.

"Cada vez va quedando más claro que el molde populista del núcleo dirigente de Podemos es a la vez elitista. Cada concepto va confirmándolo, al mismo tiempo que sus propias acciones como aparato de partido caminan en esta dirección. Lo último tiene que ver con la idea de “irrupción plebeya” que dirigentes como Íñigo Errejón vienen repitiendo en los últimos tiempos. Su tradicional concepción bélica y utilitaria de la política, agudizada en los últimos días con el asunto de los grupos parlamentarios, no hace más que incidir en lo mismo."

http://www.eldiario.es/contrapoder/elitismo-populismo-ruptura_democratica_6_475662439.html
Miguel Angel ha dicho que…
Con el respeto a los compañeros de IU-UP y de la Dirección....Un texto interesante sobre el tema....un texto para el debate de las ideas y argumentos en el tema del Refundar la Izquierda....una cita...una cuestión interesante...de Vicente Serrano ( véase :http://www.vicenteserrano.es/2016/01/el-timo-del-cuponazo-y-otros-caballos-de-toya/) sobre la futura estrategia de Podemos y las convergencias, sobre todo desde Cataluña y las futuras posturas de la compañera Ada Colau.

1.-"La pregunta es ¿Si la CUP no es capaz de atraer el voto de las capas populares, le corresponderá en un futuro a “En Comú Podem” captar ese voto para el independentismo?"Vicente Serrano

2.-"Se mantiene el farol de la desconexión con España de forma torticera y se pospone para más adelante la jugada del asalto a la imposible mayoría con la colaboración interpuesta del “EnComùisme” de Colau/Iglesias. Pero de ese caballo de Troya hablamos otro día."Vicente Serrano

Gracias :) :)
cascarrabias ha dicho que…
contesto a esto: Simplemente procuro mirar por encima de eso porque, aunque para mí sea crucial, creo que estamos en un momento histórico en el que son preferibles malos acuerdos que procesos absolutamente pulcros pero inútiles.

pienso que si EUiA considera que En comu-podem tiene una ventana de oportunidad historica, y que EUiA unita popular solo sirve para dividir y restar.. pero se piensa que las formas de en comu-podem son inaceptables.. hay otra opcion

de acuerdo, compañeros. estamos en el mismo viaje aunque no nos gusta vuestra forma de conducir. nuestro barco no esta en su mejor momento. no nos montamos como tripulacion en vuestro barco. a nuestro modo de ver vais a perder la brujula y no llegareis a buen puerto.. nosotros no participamos en esta regata, os animamos a llegar donde nosotros no fuimos capaces, si vuestra forma de conducir llega donde todos queremos llegar, bienvenida sea.. od daremos agua y avituallamiento si fuera preciso, pero no pidais que seamos parte de vuestra tripulacion. no con ese piloto. no con ese capitan. no ahora, quiza en otro viaje si cambiais vuestro modo de navegar.
no esperamos que os hundais pero pensamos que asi no vencereis los vientos y Corrientes dominantes, u os dejais llevar lejos de destino o el esquife zozobrara..

nosotros vamos a intentar construir el barco que pensamos que puede llevarnos a buen puerto, y si navegando cambiais, quiza en tro viaje podamos ir juntos, vuestro barco y el nuestro u otro construido entre los dos. pero no este viaje, no asi.


EUiA podia no haberse presentado. haber juzgado inaceptable las formas, haberlas criticado suavemente, no destructivamente.. y haber explicado porque no se sumaba pero porque consideraba que en este momento ellos eran la mejor opcion. apoyarlos desde fuera.

si ellos hubieran triunfado, EUiA siempre quedaria para criticar desvios y ayudar a sacar agua. no sumarse a caballo vencedor, no dar lecciones a toro pasado, arrimar el hombro en lo que no rasgara el interior.. pero no sumarse a algo que no gusta. aunque guste en parte. aunque parezca que se pueden lograr grandes cosas. las formas son importantes, y podemos las perdio desde el primer momento, antes de las europeas.. no es una opcion que yo pueda apoyar, como no apoyo entrar en el pp para cambiar las cosas desde el poder..