Una propuesta para mis amigas y amigos de IUCM

Ha saltado a la prensa el asunto de la elección de candidaturas de Izquierda Unida de la Comunidad de Madrid, no sé si porque realmente hay un duro debate (o bronca, directamente) o porque a veces hay ganas de sacar polémica de donde no hay tal cosa. Liber, por ejemplo, es de esa opinión. La propia Inés, aún mostrando su discrepancia, prefiere centrar el debate en otras cuestiones.

Yo quiero hacerles una propuesta. Algo que, si tienen la valentía de poner en marcha, no solo evitaría la crisis interna y la repercusión mediática, sino que incluso haría salir a IU reforzada de este trance.

Por aclarar algunas ideas previas, y ponerle suspense al asunto, tengo que decir primero que no es ningún secreto que mientras milité en IUCM tuve mi mayor afinidad con Inés y el sector que más la ha apoyado (internamente, hacia fuera era la candidata de toda IU). No soy por tanto imparcial políticamente. Tampoco personalmente, ya que aunque mi relación con ella no es especialmente dilatada, sí le tengo un cariño especial, aparte de considerarla una de nuestras mejores representantes institucionales. Pero, dicho esto, también es justo señalar que no he hablado sobre este asunto absolutamente con nadie que esté implicado ni de la manera más remota. Con lo cual, no afronto la cuestión desde la imparcialidad más absoluta, pero sí desde la distancia que a veces sirve de ayuda para mirar las cosas de forma más desapasionada.

Veamos, pues. La cosa está en que la parte mayoritaria de la dirección de IUCM va a proponer que las cabeceras de las candidaturas a la Comunidad y al Ayuntamiento estén elegidas cuanto antes. Hay quien ha interpretado que con ello se pretende apartar a Inés, mientras que la parte proponente argumenta que lo que se pretende es dar a conocer cuanto antes a las personas candidatas, dada nuestra poca presencia en los medios y la necesidad de hacer una campaña larga, desde ya. No me parece una cuestión menor: también en Valladolid hemos optado por hacerlo con tiempo, alrededor de un año antes.

Por otra parte, tampoco es poca cosa lo que se argumenta desde otros sectores: concuerda mal con el proceso de refundación y apertura a la sociedad el resolver la cosa rápido y por la vía menos abierta y participativa. Resulta mucho más difícil converger con otras gentes si damos la impresión de que "las cosas importantes" las queremos dejar bien ataditas antes que nada. Puede que no se trate de eso, pero puede dar la impresión

¿Hay forma de conciliar ambos argumentos? Yo creo que sí, si hay voluntad política. Quizás hayáis podido leer hoy que se ha elegido al nuevo líder del Partido Demócrata italiano en unas primarias en las que han participado ¡¡¡tres millones de personas!!! ¿Tanta gente hay afiliada al nuevo partido? No, como mucha gente ya conocerá, desde hace tiempo en la izquierda italiana se han venido realizando primarias abiertas a la participación de la ciudadanía: vas, te inscribes y votas. ¿Qué problema habría para intentar hacer algo similar en la Comunidad de Madrid?


- está absolutamente en sintonía con nuestro discurso de participación yconcuerda con la idea de una refundación abierta a la gente.

- es una ocasión estupenda para acercarnos e implicar a esa gente que está a un paso de IU pero no se anima a afiliarse, a gente que se ha ido, a personas que nos siguen desde los movimientos sociales, etc.

- sería un proceso a iniciar también pronto y en el que durante meses se consiguiría un fuerte efecto mediático y de contacto directo con la ciudadanía, que permitiría dar a conocer a las personas que elijan. Mucho más que un teletipo anunciando la decisión de un CPR.

- sea cual sea el resultado, jamás daría la sensación de que tal o cual sector ha maniobrado, ha vetado, o ha impuesto nada.

No se trata de aquello de "consejos vendo, que para mí no tengo". Es simplemente el método de elección de candidaturas que hemos decidido hacer en Valladolid, sin conflictos mediáticos de por medio. Simplemente por voluntad de explorar nuevas vías de participación democrática y converger con mucha gente que simplemente no ha dado el paso de afiliarse (ya os contaré a los locales lo que tenéis que hacer para apuntaros en cuanto se ponga en marcha). En Madrid, además, tendría la virtud de sacarnos muy airosamente de este atolladero. ¿Qué podemos perder?

P.D.: Mientras escribo esto me llegan nuevos e-mails de la gente de Iniciativa para que participe en sus elecciones primarias, no solo sin estar afiliado, sino siendo miembro de otra organización, aunque nos coaliguemos frecuentemente. ¿Perdemos el miedo de una vez por todas?

Comentarios

luiso ha dicho que…
Yo con que nos dejen votar a los militantes y luego se respete el resultado ya habríamos avanzado mucho con respecto a 2007. En cuanto a tu propuesta no sé bien en que puede acabar el experimento, pero el resultado puede ser interesante.

Luis.
RicardoRVM ha dicho que…
Una entrada brillante.
Anónimo ha dicho que…
E.Romero
Me parece una formula muy interesante, primero participa todo aquel que lo viene haciendo habitualmente desde los órganos de la dirección, luego se implica los afiliados que no siempre pueden dar su opinión, aunque sea, - que no sería poco – con voto de confianza a un determinado candidato/a, después se acercaría mucho simpatizante y algún que otro curioso o despistado bipartidista que quiera aportar su idea, que candidato estaría dispuesto a apoyar en las urnas.
Por otra parte a los medios de comunicación, que ante la más que evidente novedosa y quizás ejemplarizante fórmula para elegir a los representantes, no tendrán más remedio que hacerse eco y hacer un seguimiento de los actos de campaña como de la votación en sí.
Imaginar cómo se crearían contenidos para los informativos y qué cantidad de referencias y de qué manera, si se sabe aprovechar se iba a dar a conocer los planteamientos y las voces de IU.
Claro que por otra parte, si se da una mala imagen y no se sabe aprovechar la ocasión de manera adecuada puede producir el efecto contrario.
Si se quiere se puede, y en mi opinión, podría ser una ocasión, si se sabemos sacarle partido.
Salud.
hugo ha dicho que…
Interesantísima propuesta, Juan.
Jorge ha dicho que…
Como siempre, totalmente de acuerdo.

De hecho, Refundación-La Quinta Lista planteó algo similar (aunque sólo se sugería) para Izquierda Unida en las Elecciones Europeas.

¡Espero que esta vez haya más suerte!
Miguel Umlauff ha dicho que…
Pues a mi no me termina de convencer.

Si, sin estar afiliado, por solo pagar 3 euros como en Italia o nada como parece que propone, puedo votar, de que me sirve estar afiliado, para eso me doy de baja y pago tres euros en los procesos abiertos.

Por otra parte estos proceso no son más que demagogicos, no supeditan el candidato al programa, si no a un concuroso de belleza, glamour y pasta.

¿Que pasaría si por el voto de muchos supuestos simpatizantes elegiesemos un candidato que apoyase la educación concertada (mientras que llevamos en nuestro programa la paulatina eliminación de lso conciertos educativas)?
¿O a un tipo que dice que no se somete a las decisiones de los órganos en su acción institucional?
¿Y quien me garantiza que esas personas que participan en el proceso, son simpatizante de bona fide y no topos del PSOE por ejemplo?

Vamos que lo primero programa, lo más abierto y participativo posible. Contando no solo con los de dentro, si no con los de fuera. Eso si votaciones de puertas adentro, o con voto mejorado. Luego entre nosotros y nostras elegimos a aquellos de nosotros y nostras que creamos más indicadas para representarlo.

Las primarias abiertas, son muy bonitas, para cargarse a unas bases criticas, para los pueblos medianos o para los plebiscitos de un solo candidato como en ICV
Entropy ha dicho que…
Buenas, Juampe. Aquí, como siempre, siguiéndote desde la distancia (y normalmente desde el silencio también).

Reconozco que en cuanto he comenzado a leer la propuesta me ha parecido sacar los pies del tiesto; después de leer los argumentos que la sustentan, me parece que los beneficios (especialmente los de impacto mediático y acercamiento de la órbita) compensan los posibles riesgos y la (improbable, creo) perversión del resultado por parte de ciudadanos malintencionados.

Sin duda, una propuesta para la reflexión; lo que me ha sorprendido de verdad es que os hayáis decantado por tal sistema en Valladolid, no tenía ni idea. ¿Los vallisoletanos exiliados podrán participar :D?

¡Un abrazo!
Jorge ha dicho que…
Me gustaría responder a las críticas que hace Miguel Umlauff.

(1) "Si, sin estar afiliado, por solo pagar 3 euros como en Italia o nada como parece que propone, puedo votar, de que me sirve estar afiliado, para eso me doy de baja y pago tres euros en los procesos abiertos".

¿Crees que la mayor parte de militantes de IUCM tan sólo se afilia para poder elegir (a los compañeros que van a elegir a los compañeros que van a elegir) a los candidatos?

No creo que nadie se diera de baja porque en algún proceso de toma de decisiones (como éste para elaborar una candidatura) se posibilitará la participación de otras personas.

(2)"¿Y quien me garantiza que esas personas que participan en el proceso, son simpatizante de bona fide y no topos del PSOE por ejemplo?"

Es cierto que la propuesta entraña este problema práctico u otros similares (¿y si viene a votar toda la familia extensa de un candidato y los equipos deportivos del ayuntamiento del que es concejal?).

Esos problemas prácticos también han aparecido cuando el voto se limitaba a la afiliación de Izquierda Unida. Podrían buscarse algunas soluciones...

(3)"¿Que pasaría si por el voto de muchos supuestos simpatizantes elegiesemos un candidato que apoyase la educación concertada (mientras que llevamos en nuestro programa la paulatina eliminación de lso conciertos educativas)?
¿O a un tipo que dice que no se somete a las decisiones de los órganos en su acción institucional?"

Estos dos peligros ya han aparecido cuando los candidatos han sido elegidos dentro de IU, y no por sus afiliados en primarias sino por los órganos de dirección "representativos". No es un problema nuevo. La solución tampoco: fortalecer los mecanismos de control y rendición de cuentas.

Es cierto que podría articularse un mecanismo para que en el caso de que se aparte cláramente del programa de IU un órgano como el CPR pueda revocarle con una mayoría cualificada. Pero también es cierto que podrían abrirse los procesos de rendición de cuentas fuera de IU, haciendo por ejemplo asambleas abiertas en los distritos en las que deban responder ante la ciudadanía de izquierdas.

(4)"Por otra parte estos proceso no son más que demagogicos, no supeditan el candidato al programa, si no a un concuroso de belleza, glamour y pasta."

¿Crees que el proceso planteado por la dirección de IUCM supedita el candidato al programa? (Aunque es cierto que tampoco al glamour o la belleza) Yo creo que un proceso abierto de elaboración programática que incluya la formación de candidaturas sería el mejor modo ligar una cosa con la otra:

Está claro que todo depende de cómo se haga. Las primarias pueden ser un arma plebiscitaria en manos de los que tienen el poder, o un arma democratizadora en manos de los de abajo. Todo depende de qué mecanismos se articulen para garantizar la igualdad de recursos, el acceso a la información, la posibilidad de un debate real, etc.

Como diría Ani di Franco: "every tool is a weapon if you hold it right".
RicardoRVM ha dicho que…
Umlauff se responde solo cuando dice: ¿De qué me sirve ser afiliado si puede votar cualquiera con solo pagar tres euros?

Y cunado más adelante cuestiona qué ocurriría si un candidato no aceptase someter su trabajo institucional a los órganos.

Está describiendo claramente el robo de soberanía típico del sovietismo que pretende que los militantes de los partidos tengan mas poder que los votantes.

Los cargos públicos son representantes de la ciudadanía, no del partido, y sólo deben estar sometidos al control de la ciudadanía, no de lo smilitantes.

¿Debe estar por delante la opinión de los 400 militantes de IU Rivas que la de los 18.000 vitantes de IU Rivas?

Pues eso
Juan ha dicho que…
La verdad es que Jorge ha respondido bastante bien a las cuestiones que plantea Miguel que, por otra parte, son dudas razonables que surgen necesariamente en el debate (casi todas las hemos debatido en mi asamblea). Aún así, quiero completar algunas respuestas:

-el tema de que puedan participar no afiliados efectivamente elimina la única restricción que poníamos a esas personas. El único derecho exclusivo del adscrito/a es elegir los órganos de dirección y las candidaturas electorales. Como bien dice Jorge, quien se afilia no lo hace solo por eso y creo que en esta situación si preferimos resguardar eso a tener la oportunidad de que muchas más personas (que por múltiples razones no se afilian) participen y se acerquen a IU, estaríamos teniendo poca altura de miras. Para refundarnos tenemos que converger con otra gente y no podemos darles como única opción el "converge pagando 3 euros al mes". Hay que reformularse y esto podría ser un paso.

- con respecto a posibles personas candidatas que defiendan ideas contrarias al programa. Es bien fácil restringir eso: en primer lugar, habrá que establecer un sistema de avales para que alguien concurra a las primarias y se deben utilizar fórmulas de compromiso previo con el programa de todos los aspirantes. Damos por hecho que todo el que se presenta lo hace bajo unas mismas propuestas. El control de los órganos también debe regularse, y si alguien quiere escapar al mismo lo puede hacer sea eligiéndole así o de cualquier otra manera.
- ¿cómo sabemos si la gente participa de buena fe? Para el caso de Valladolid estamos trabajando en buscar la fórmula de frenar un improbable boicot coordinado en masa. Por ejemplo, como la candidatura debe ratificarse formalmente en un órgano interno de IU (en nuestro caso la asamblea) se puede incluir una cláusula del tipo "la asamblea ratificará el resultado de las primarias salvo oposición manifiesta de 2/3 de la misma". De esa forma, si ha habido un pucherazo manifiesto, cabe maniobrar en defensa de IU, pero no permite que se pueda ningunear la voluntad expresada solo porque no ha salido "el que queríamos", al exigir una mayoría reforzada.
Juan ha dicho que…
Juaniten (Entropy):

Aún estamos dando vueltas a las normas para ver quién puede participar y demás (¿residentes?¿censados?¿pincianos de quinta generación sin mezcla de sangre?) y ya informaremos. Teniendo las máximas garantías para que la cosa no salga mal, queremos abrirlo al máximo, para que nadie interesado se quede sin participar, así que tendremos que ver cómo lo articulamos para que participéis los que formáis nuestra gigantesca diáspora.
Miguel Umlauff ha dicho que…
Juan. No termino de ver vuestra explicación, posiblemente por que yo pago dos cuotas (y pagaría tres si pudiese sindicarme ¡y a buen gusto!). Y lo digo en serio esto me plantearía muy mucho el porque tengo que estar afiliado a IU, metido en marrones y fregaos, si al final por pagar 1 euro en procesos internos (eso fue lo que se pidió en el Partido Farsa italiano) puedo participar igual que el qu paga religiosamente todos los meses. Por ello no digo que tengamos que eliminar las formas de abrirnos a los que están fuera (que a mi punto de vista están mas cerca de sus casas que de IA, CR, PCPE, PTT, PV, TETA IDIOTA y demas siglas o en todo caso en CCOO, CGT, AAVV, EeA, AU, etc.) que son muchos más de los que estamos dentro. Y que es en el debate del programa electoral y en nuestra acción de gobierno u oposición cotidiana donde más tenemos que contar con ellos.

Ahora estos procesos son muy complejos, y lo que más temo es que esto acabe en un Tony Blair 1995, es decir que se usen las primarias para cepillarse a la oposición y los ya inservible cuadros medios. Y encima el mayor riesgo de todos, al final así será Roures quien decida quienes conforman nuestras candidaturas. Por que seamos realistas si a día de hoy en ese modelo no hay igualdad de armas alguna.

Imagínate que nos presentamos a cabeza de listas Jorge, Ines, Goyo y Yo. Goyo con el pleno apoyo del aparato, Ines apoyada por público y Jorge y yo con muchas ganas y algunos militantes voluntariosos, pero sin ninguno de esos medios, ya no nos vale el perder el tiempo libre y los moscosos en patearnos asamblea por asamblea, por que no sabemos quien va a votar, ni como hacer llegar nuestro mensaje. Vamos que al final el sistema solo garantiza la perdurablidad de caciques, apparatchnicks, y superstars (al igual que el sistema actual) mientars que quien quiere transformar de verdad muere de asco.

Vamos que sigue sin convencerme, salvo par los pueblos donde es muy útil y casí todo el mundo se conoce. Eso o avanzar a un sistema de listas a la uruguaya, donde al final als listas sean un problema menor.
alex ha dicho que…
Plas plas plas

el pibe este la clavo

Como se nota lo bien estudiados que salen.....

aupa miguel
ines sabanes ha dicho que…
Una propuesta verdaderamente interesante Juan, Ojalá
En realidad, podemos
rafa hortaleza ha dicho que…
buena entrada Juan. Es un camino que habría que explorar. Yo, que me gusta ir paso a paso, comenzaría el camino resucitando lo que un día fue seña de identidad de IU -las primerias- y que hemos olvidado casi completamente.

@Ricardo: Miguel no está describiendo el "(sic.)robo de soberanía típico de los soviéticos". Miguel está exponiendo dudas razonables y fundadas sobre un método que no está exento de cosas que hay que analizar. Probablemente es fantástico pero a mi me parece razonable que alguien se cuestione el método y los problemas que podría suponer así como las condiciones para aplicarlo.