Información, opinión y propaganda

Hace unos días, entre las gentes de ILoveIU se montó un cierto revuelo por un artículo (que no voy a enlazar para no alentar la polémica) que aparecía en un medio digital afín. En ese artículo se hablaba sobre una persona y se mezclaban determinadas informaciones relacionadas con una noticia de actualidad, con otras que en absoluto lo eran (se le repasaba el currículum) e incluso rumores u opiniones algo sesgadas.


En la cibernética discusión hubo de todo, incluída mucha salida de tono, pero había una cuestión de fondo que sí me parecía interesante: ¿cómo se ha de utilizar internet para fines periodísticos de forma amateur? Hoy en día, está al alcance de la mano montar un periódico digital: hace falta mucho esfuerzo, trabajo voluntario y algunos conocimientos técnicos, desde luego. Son encomiables ese tipo de iniciativas y es un paso más en la democratización de la información, no solo para recibir sino también para difundir la misma. Ahora bien, también supone nuevos riesgos: cualquiera puede generar noticias bajo una apariencia cuasiperiodística, sin que quede aún muy claro qué grado de responsabilidad se tiene por ello. La cosa tiene mucha miga, pero no vamos a entrar en ello, salvo en los comentarios si se quiere.


Lo que me ha hecho "gracia", es encontrarme hoy con el ejemplo perfecto de que esto no es un debate que tenga necesariamente que ver con internet. Vemos cómo medios de lo más asentado también difunden con total impunidad basura pseudoperiodística, sin el más mínimo rigor. Ante la gravedad del asunto, pedirles profesionalidad a medios alternativos amateurs es quizá demasiado.


Nacho Escolar denunciaba hace tiempo el surgimiento de un nuevo género periodístico, el reportaje sin firma. Hace tiempo que no es raro encontrarse también con otra subespecie en páginas de muchos periódicos: qué decir de El Mundo, que ha dado material a los profesores de Periodismo sobre lo que no hay que hacer (esperemos) para décadas, con sus conspiraciones sobre el 11-M. Pero también El País, sobre todo en su sección de Internacional. Ni informan ni opinan, sientan cátedra; pero no con una lección magistral, sino soltando por esa boquita (o ese tecladito) lo que se les pase por la cabeza. Una cosa es que Pérez Reverte o cualquier otro columnista, entre lo apretado del espacio y la libertad que confiere el género, se permitan licencias y a veces rocen lo ofensivo: está bien provocar de vez en cuando. Si se trata de un espacio de opinión algo más amplio, es necesario que la opinión venga mínimamente fundamentada. Si el artículo aparece como información, deben aportarse datos, fuentes, etc.


Si se hace esta mierda, se le debe llamar propaganda. Si no fuera porque la propaganda es un arte bastante más noble.

Comentarios

rafa hortaleza ha dicho que…
me pase por aquí leyendo para lo mejor de la semana roja.
Javi ha dicho que…
Me pasé por aquí vigilando de cerca a Rafa, que éste a la mínima deja de leer para lo mejor de la semana roja y entra en páginas guarras.

¡Salud!
Jorge ha dicho que…
Pues yo me pasé por aquí buscando carnaza (al no estar en la lista de IloveIU apenas me llegó algo de segunda mano sobre aquella polémica y quería más gasolina), pero solo he hecho mala leche leyendo al dichoso "periodista" de El País.

Un abrazo (y me alegra que vuelvas a escribir con más frecuencia).
pgb ha dicho que…
a mi tambien me alegra que escribas.
me gusta leerte.
el articulo no me parece de lo peor del pais. pero puestos a sacar paralelismos, si lo retuerces un poco mas, bastantes se podrian aplicar a españa... de manifestantes pacificos atacados por paramilitares, a los estudiantes de barcelona tambien les zumbaron, solo que aqui no eran civiles progurnamentales sino las propias fuerzas de seguridad... aqui tambien tenemos unos organos judiciales elegidos por los politicos y una ley que permite ilegalizar a partidos... las diferencias fundamentales que veo entre españa y los dos paises que pinta son 1- nosotros no tenemos petroleo que permita al estado hacer "populismo" ayudando a los desfavorecidos (el pais debe preferir que se venda a precio de ganga a "occidente", como los huelguistas de venezuela...)
2-nosotros en lugar de partido unico tenemos dos partidos iguales, lo que mejora las apariencias (y unas leyes que garantizan que gane quien gane, a no ser que barra para cambiar la constitucion, lo fundamental no cambia. sistema economico, sistema politico. La democracia parece basarse en cambiar todo (las caras) para que nada cambie (las caras que estan detras?? ) y la prensa tiene que maquillarlo para que no se note tanto...