El penúltimo peldaño

En el programa de La Sexta "Sé lo que hicisteis..." solían burlarse de una periodista de Telecinco que alguna vez decía haber "confirmado" algunos de los rumores y bulos de la prensa rosa, debido a que había llamado a la persona aludida y esta no le había cogido el teléfono.

Parece ahora que el Ministerio del Interior se guía por criterios similares. Publican hoy en El Norte de Castilla que la Fiscalía y el Gobierno pidieron al Supremo que no se pudiera presentar las elecciones europeas la candidatura de Iniciativa Internacionalista entender debido a que "pudiera constituir una sucesión de HB-EH-Batasuna con el objetivo de «conformar un nuevo referente político institucional de la banda terrorista ETA», para concurrir a las elecciones del 7-J. Al respecto llama la atención de los agentes el «mutismo de Batasuna que no ha reflejado ninguna actividad ni reflexión entorno a las próximas elecciones europeas»". Un argumento contundente: muy callados andan estos, así que algo traman...

El caso es que la candidatura de Doris Benegas y compañía está en el alero, debido a la terrible lógica criminalizadora de la Ley de Partidos. De una nunca suficientemente probada relación entre Batasuna y ETA (entiéndaseme, todos sabemos que hay vasos comunicantes, pero para limitar derechos es necesario algo más que la "vox populi"), sale un virus que contagia y se expande a un ritmo vertiginoso. No afecta ya a aquellos que concurrieron en candidaturas perfectamente legales, anteriores a la Ley de Partidos o incluso admitidas a posteriori, sino también a cualquiera que pueda tener cualquier tipo de contacto con ese ambiente. Que hay simpatías entre la izquierda abertzale y "nuestra" particular Izquierda Castellana es algo no solo sabido, sino reconocido. Tener contactos con Batasuna es algo de lo que no está libre, ni falta que hace, ni el señor Lehendakari, que ya se vio ante los tribunales por ello. Y el hecho de que concejales de ANV avalen su candidatura, ¿tiene relevancia? ¿No son acaso los concejales de aquellas candidaturas que sí fueron permitidas (no todas la fueron)? ¿O es que les tienen en libertad vigilada?

Es increíble a dónde estamos llegando con todo esto. A tanto, que veo la Ley de Partidos en el penúltimo peldaño antes de que me pueda tocar. Raro sería que la locura llegara a considerar a las candidaturas de IU como susceptibles de ser prohibidas, pero... ¿qué pasaría si un día me diera por pirarme y montar una candidatura independiente? ¿Acaso no llevo durante años reuniéndome a menudo, por uno u otro motivo, con las gentes de Izquierda Catellana? ¿No he estado decenas de veces en su sede que, para más inri, está a cuatro portales de mi casa?

En fin, esto no son más que especulaciones a la ligera, pero los derechos de personas bien cercanas sí están realmente amenazados. Personas con las que he mantenido y mantengo fuertes diferencias e incluso enfrentamientos bastante fuertes en ocasiones. Gente a la que ni se me ocurriría votar jamás. Pero gente que tiene derecho a que, quien quieras, les vote. Faltaría más.

Comentarios

rafa hortaleza ha dicho que…
pues tienes toda la razón, esto está convirtiéndose en demencial. Un saludo