La fuerza por la boca

Hay días en que estás poco inspirado para actualizar el blog y van y te lo ponen fácil:
"Hace sólo cinco meses, el vicepresidente Pedro Solbes se pronunció en contra de ir al rescate de las inmobiliarias. "Que no me pidan dinero para salvar empresas que han tenido grandes beneficios", dijo Zapatero en Rodiezmo (León) hace sólo tres días.

Ayer, el presidente rectificó y anunció en el Congreso una línea de crédito de 3.000 millones de euros, ampliables, para las constructoras."
Será calzonazos...

Fuente: El País

Comentarios

po78 ha dicho que…
Desde luego; así da gusto empresario: "lo mío es mío, y lo tuyo de los 2".
Puede estarse de acuerdo en ayudar a empresas que puedan atravesar dificultades económicas; pero a ayudarles a esas grandes empresas especuladoras que durante mucho tiempo hacian ostentación de su bienestar económico, no me parece ético.
Si quieren apoyar que las miles de vivienda deshabitadas y no vendidas se conviertan en alquiler, lo primero que deben hacer es exigir que los precios sean razonables y acordes con el mercado (un pelín más baratos) y no dejar al libre albeldrío ya que esa iniciativa solo llevará a que las constructoras reciban cierta cantidad del estado por hacer algo que ellas solas son incapaces de hacer; vender su producto.