Nuevas izquierdas

En el último "Debate sobre el estado de la nación" se produjo un interesante debate (en lo retórico) entre Mariano Rajoy y José Luis Rodríguez Zapatero. El Presidente hizo uso de un recurso hábil: acudió al debate de investidura de 2004, en el que el recién estrenado líder de la oposición (de la de derechas, se entiende) predijo una era de desastre económico, y la ponía en contraste con los méritos logrados por los gobiernos populares y alabados, creo recordar, por la Comisión Europea. El caso es que desde el PP se señalaban una serie de indicadores que de acuerdo con la ortodoxia neoliberal son los que aseguran estabilidad, prosperidad, tranquilidad para los inversores y todas esas cosas; ese sería el rasero con el que los populares medirían la gestión del Gobierno en ciernes. Zapatero sacó del sombrero los datos en el último debate de la legislatura, y dejó patente que cumplían con tales objetivos y los mejoraban con creces.

Chapeau. En el debate parlamentario Zapatero vapuleó a Rajoy. En el debate político quien perdió fue la izquierda. La asunción sin más matices de los objetivos que el PP marque, convierte el debate político en una mera discusión sobre quién es mejor gestor.

Ayer, después de una reunión, me comentaba un compañero: ¿te has dado cuenta de a quién le han asegurado ya cargo institucional antes de empezar la campaña? A Bono, dije yo. ¿Y a quién más?, me preguntó. Entonces me acordé también de Solbes. Sí es significativo que el PSOE asegure en primer lugar a la vieja guardia felipista que representa el ala derecha del mismo. Toda una declaración de intenciones.

Como lo es que entre también en la carrera por ver quién propone más reducciones de impuestos. Zapatero acaba de anunciar que va a por el de Patrimonio. Se lo cepilla. Repaso los apuntes, no sea que me acuerde yo mal y no sea lo que yo recuerdo. Y así, en el primer sitio que encuentro en internet, me recuerdan que es un "impuesto de caracter personal que grava el patrimonio, bienes muebles, inmuebles y financieros, que poseen las personas". Corcho, ¿no parece necesario gravar el patrimonio de bienes inmuebles o financieros? Entre la reforma fiscal que nos colaron made in Solbes, estos anuncios y alguno más que caiga, es como para echarse a temblar.

Lo de la socialdemocracia europea con las recetas neoliberales es un verdadero síndrome de Estocolmo. En algunos sitios, eso está pasando factura. En Alemania la agenda de adelgazamiento del Estado del bienestar le costó el puesto a Schröeder y una escisión encabezada por el que fue uno de sus ministros más populares (Oskar Lafontaine), que en su día dimitió precisamente por divergencias en materia económica y social. Su nueva fuerza, la WASG ( Alternativa Electoral por el Trabajo y la Justicia Social) ha contribuido a formar la nueva fuerza política llamada Die Linkspartei (Partido de la Izquierda). Socialdemócratas consecuentes unidos a herederos de la RDA reconvertidos a la democracia parlamentaria, a ecologistas desilusionados con Die Grünen (Los Verdes) y muchos independientes.

Ayer conocí, aunque algo había oído, cómo se está desarrollando el proceso de convergencia de las izquierdas en Italia. La herencia del histórico PCI puede volver a unirse a través del entendimiento entre Rifodazione Comunista, el Partito dei Comunisti Italiani y una escisión de izquierdas de DS (Sinistra Democratica), unidos a la Federación Verde italiana. Los de Sinistra Democratica miran a su izquierda tras declarar Prodi y compañía su interés por crear un gran Parido Demócrata, a la americana, contra Berlusconi, con la participación de demócrata-cristianos y socialdemócratas de orden. Este fin de semana se reunen en su primera Asamblea.

Lástima que en nuestro país el eje izquierda-derecha siga estando fijado mucho más en las cuestiones de orden moral que en las socioeconómicas. Nos adelantamos a nuestro tiempo con la fundación de Izquierda Unida; ojala seamos capaces de no terminar de dilapidar la herencia de aquella apuesta pionera.

Comentarios

Zape ha dicho que…
Juan, te has equivocado con el enlace a los verdes.

Y yo hubiese puesto otra cosa mas, aqui el eje izquierda derecha parece puesto en algo ajeno a todas sus contradicciones, la cuestión territorial.
Juan ha dicho que…
Gracias por el aviso del enlace ;)

En el tema de la cuestión territorial no veo yo tan claro el eje izquierda-derecha, al menos en el plano social, que es el que me interesa. Es decir, más allá de la posición de los partidos, la gente tiende a marcar el eje izquierda-derecha en la posición acerca de libertades civiles, relación Iglesia-Estado, tradicionalismo o liberalismo en lo moral...

En lo territorial creo que no está tan claro. Aún así, es un condicionante, evidentemente, y es un problema cuando ocupa demasiado hueco en la agenda política. Tengo mi postura al respecto, y para mí es una cuestión importante, pero creo que está en otro eje (el nacional, si se plantea desde los extremos, y el democrático si se plantea con un poco más de racionalidad y en busca de soluciones).
Jael ha dicho que…
nonostoquenlosimpuestos.blogspot.com
jesusfeijó ha dicho que…
A mí llevaba un tiempo mosqueándome detrás de la oreja esos guiños constantes desde el gobierno y el psoe a la derecha (nueva 'impunidad' para la iglesia en el programa electoral socialista, etc.) bajo ese razonamiento cuestionable pero extendido de ganar las próximas elecciones en los indecisos del centro, o robando quizá votos al partido popular. Es empírico comprobar que el psoe gana al movilizar a abstenciones de la izquierda.

Por tanto no es pionero deducir que el psoe quiere contentar poderes económicos para ganar su respaldo y cotas de poder a largo plazo priorizando éstos, quizá, frente al poder real y legitimador del voto (la mayoría simple les ha ido bien, sólo han de mantenerla; y tienen aún margen, como en Cataluña). Lo que me preocupa realmente es que quieran ganarse la complicidad de los empresarios no sólo con un ministro de economía y una legistura liberal y su ratificación para la próxima, sino que lo haga mediante mensajes de tradicionalismo moral. Esto supone un retraso en ciertos debates para el futuro, aunque lo mismo esto les 'desenmascara' y somos optimistas y beneficia a la izquierda...

No había materializado ocasión de felicitarte por el blog ni añadir comentario alguno. Gracias por ello Juan, es un alivio y un placer crítico e informativo, un beso.
Pablo ha dicho que…
muy buen post, como siempre