A mojarse toca

Las gentes de IU estamos convocadas a una consulta para decidir quién protagonizará nuestra candidatura a la Presidencia del Gobierno. De un lado, Gaspar, viejo conocido; de otro, Marga Sanz, nueva aspirante. Mi primera impresión al respecto es de alegría por el hecho de que vaya a haber una elección participativa; creo que el ambiente en los órganos federales se había tensado tanto que el hecho de que el debate salga de los mismos puede ser la mejor forma de que podamos afrontar las generales con algo de unidad y de ilusión. No demasiada, no sea que nos vaya a sentar mal.

Desde luego que lo ideal sería que hubiéramos podido aclamar a alguien unánime y enfervorecidamente, pero nadie ha hecho suficientemente bien los deberes como para ello. Pero no por eso hay que verlo como algo negativo o que traslada división a la sociedad; mucho más lo hace el permanente cruce de insultos y descalificaciones al que nos hemos acostumbrado. Esperemos que la voz de la afiliación los haga callar al menos por una temporadita.

La parte negativa es que hay poco espacio para los matices, la cosa se divide en dos y toca mojarse. No sorprenderé a nadie si digo que yo votaré por Gaspar: llevo apoyando su mayoría desde 2000 y eso me ha ocasionado distanciamientos con muchas personas bien apreciadas. En mi voto no cabrá un sí crítico, así que me resarciré aquí, intentando explicar mis razones. Una muy importante es en negativo: la alternativa que se propone está planteada en términos de confrontación interna. No me refiero a que esté lanzada para desgastar a la dirección, porque creo que aunque sus principales impulsores sí lo han hecho así, hay otra mucha gente que no la apoya con esa voluntad, sino de buena fe. A lo que me refiero es a que en buena parte se está considerando una alternativa a los posibles errores de Gaspar como Coordinador General, y no tanto como candidato o parlamentario. Me ha parecido muy sensato Adolfo Barrena, coordinador de Aragón, cuando ha dicho que "si lo que se quiere dirimir es otra cosa como son las formas de gobernar IU o si hablamos del proyecto de futuro de IU, eso no toca todavía puesto que debe resolverse en una asamblea que aún no está convocada, ni se hace mediante un voto por correo a un candidato a la presidencia del Gobierno".

Es decir, creo que se intentar aprovechar la contestación interna a Gaspar en una escenificación del primer asalto de un debate que habremos de afrontar más adelante. Sin embargo, sería cínico por mi parte descartar a una candidata por considerar que ha surgido a la contra, y decidir respaldar a Gaspar meramente por eliminación. Hacen falta razones en positivo.

Una vez que hemos aclarado que lo que se vota este mes no es el refrendo a la gestión como Coordinador de Gaspar, el proyecto, o el modelo organizativo, podemos centrar mejor la cuestión. En su tarea como parlamentario, ha realizado una buena labor y su gran capacidad de trabajo no es negada por nadie. Bien, pero sigue sin ser suficiente. Creo que la cuestión es hacer balance acerca de si el rumbo que ha imprimido al Grupo Parlamentario compensa los errores que también como parlamentario y voz pública de IU ha podido cometer.

Gaspar intentó encabezar el Grupo desde su elección como Coordinador en 2000, pero la composición del mismo le puso muchos problemas para ello. Las elecciones de 2004 le dejaron el camino más abierto, pero una fuerza parlamentaria muy escasa. Aunque también la necesidad haya influido a la hora de confluir con los diputados de Iniciativa (que también representan a EUiA, no lo olvidemos), este trabajo de confluencia con la pluralidad de fuerzas a la izquierda del PSOE ha sido estratégico, y su plasmación parlamentaria creo que ha sido muy positiva. A pesar de los conflictos que podamos conocer quienes vemos la trastienda, hacia fuera el grupo ha conseguido dar una buena impresión de voz crítica que ha trasladado problemáticas sociales y medioambientales a la agenda del Congreso y del Gobierno.

En estos años, se ha optado por el camino de la influencia, una vía valiente, pero peligrosa. Creo que en líneas generales ha sido una decisión acertada, y valoro especialmente bien que hayamos tenido capacidad de reacción para cambiar el chip ante el cambio de Aznar a Zapatero; cosa que en otras ocasiones no se nos ha dado nada bien. La labor de nuestro Grupo, a pesar de su debilidad numérica, ha sido decisiva para obligar al Gobierno a tomar algunas de las medidas más celebradas entre la izquierda social: muchas de ellas mejorables, llenas de contradicciones, insuficientes... Pero al menos hemos situado ciertas temáticas en la agenda pública que de ninguna otra manera habrían estado.

Sin embargo, siempre es muy complicado calibrar y saber dónde está el punto justo. ¿Cuándo merece la pena volcarse en conseguir ciertos avances y renunciar a tu postura de máximos, y cuándo es mejor distanciarse de la globalidad de un proyecto para marcar tu propio perfil? ¿Cuántas enmiendas aprobadas justifican un voto favorable? Creo que en ocasiones hemos errado en ese cálculo: se lo trasladaba a Gaspar en una carta pidiéndole que se abstuvieran en el voto global a la reforma de la LOU. No ha sido la única ocasión, pero creo que el error de cálculo es perdonable: no lo es, sin embargo, que en alguna ocasión se haya desatendido la decisión de los órganos federales al respecto. Es el mayor debe de Gaspar, que se puede explicar por la durísima situación interna, pero en ningún caso justificar. Creo que, más que nadie, quienes apoyemos a Gaspar debemos tener un compromiso importante para cambiar eso desde dentro de la organización en el caso de que salga elegido.

Puedo entender que mucha gente considere que está última cuestión es motivo suficiente para no volver a confiar en Gaspar. En mi opinión no es un problema personal, sino que dentro de la organización debemos abordar el debate para conjugar adecuadamente la autonomía de los representantes institucionales con la influencia real y decisiva de los espacios de participación y decisión de la organización sobre sus actos. Creo que el balance de la etapa parlamentaria de Gaspar es suficientemente bueno como para que le pidamos que vuelva a encabezar, sobre todo porque contrasta la dura contestación interna con la buena valoración que tiene de cara al público. Su mérito es haber hecho visible e influyente a IU en un momento en que nos quedamos al borde de la desaparición. Con todas las contradicciones que eso nos pueda haber generado, pero creo que realizando una labor que socialmente ha sido reconocida y bien valorada.

Quizás sea un iluso, pero estoy convencido de que, aunque pequeña, estas elecciones nos van a dar a una alegría. Veremos si en tiempos de bonanza todo el mundo mantiene tanto interés por arreglar las cosas en casa.

Comentarios

Amei ha dicho que…
Yo ya me moje.

http://altersocialismo.wordpress.com/2007/10/18/gaspar-vs-marga

Amei
Anónimo ha dicho que…
Segu los ultimos datos la posibilidad de victoria de Marga se agiganta cada día.Los apoyos mayoritarios en Regiones con gran peso de afiliados como Andalucía, Madrid o Valencia y la gran división existente en regiones minoritarias conceden a la candidata fuertes posibilidades de vencer , estimando un resultdo de 60 a 40 en el mejor de los escenarios posibles y un apretado 52-48 en el escenario mas ajustado.
Además la prospectiva electoral señala de que la candidata lograría incrementar los resultados electorales de la coalición:Aumentarían las probabilidades de recuperar los dos escaños de Andalucía, Sevilla y Córdoba así como de ganar 1 en Madrid y Barcelona mientras que se mantendría con holgura el de Valencia y se podría arrancar uno mas en Alicante que en estas elecciones elige un diputado más
No está mal verdad ???
Juan ha dicho que…
¡Está estupendo eso de no sé cuántos diputados más! Ya solo le falta que fuera verdad para ser perfecto.

¿De verdad esperas que alguien se crea que la gente de la campaña de Marga se va a gastar un dineral en hacer un sondeo a la militancia, y luego otro al electorado? Y más aún, nadie se puede creer que a día de hoy casi nadie en Sevilla o Córdoba la conozca como para cambiar su voto por ello.

Si sale elegida haremos todo lo posible por que se la conozca hasta en el último pueblo perdido, pero por ahora a intentar engañar a otro lado, ¿vale?
Jesús ha dicho que…
A ver si es verdad y gana Marga, porque con Gaspar hay el peligro que se atrincheren él y su gente en el grupo parlamentario (si es que hay grupo) y sigan ignorando la organicidad de IU, en la perspectiva de construir una formación "ecosocialista" a partir de los cargos institucionales.

Es ilusionante ver cómo la gente se vuelve a esperanzar con una candidata de IU. Huyamos de la mediocridad!.
Un abrazo.
Hontza ha dicho que…
Yo también votaré por Llamazares: http://hontza.nireblog.com/post/2007/10/08/yo-votare-por-llamazares