Y yo sin saberlo

Cuando vivía en Madrid iba bastante a menudo a la sede federal de Izquierda Unida, que está perdida en algún punto del noreste de la capital. Me hacía bastante gracia que cuando iba en el metro me anunciara mi parada el famoso soniquete de "Próxima estación: Esperanza".

Lo que yo no sabía es que era una muestra más de mi absoluta incapacidad para valorar el arte en su justa medida. Ya veis: en COU opté por seguir con Latín porque decían que Historia del Arte era muy difícil en selectividad. Y desde entonces no sé distinguir una obra del arte de los deberes de plástica de un niño de primaria. Un desastre.

Así que, claro, me ha pillado por sorpresa la noticia de que Manu Chao se haya visto obligado a resarcir a los autores de esa bella coplilla que abría uno de los temas de su álbum del mismo nombre. ¡Y yo que pensaba que lo hacían con un ordenador! Ay, Manu, qué equivocados estábamos... Con lo cual, es normal que no solo tengas que pagarles lo que les corresponda por derechos de propiedad intelectual, sino que además, te disculpes y reconozcas que ha sido un error. Todo ello después de mirar un rato a la pared y pensar en lo que has hecho; cuando estés arrepentido os dais un besito.

Solo me alegro por una cosa: seguramente este tipo de sentencias, igual que las demandas ridículas de la SGAE, hacen bastante más por el movimiento por la Cultura Libre que cientos de acciones, manifiestos y recogidas de firmas. La reducción al absurdo siempre fue un buen argumento retórico.

Comentarios

Hugo Martínez Abarca ha dicho que…
La gilipollez es mayúscula, pues Manu Chao reproduce el sonido, pero tú acabas de reproducir la poética letra de tan magna obra... ¿deberás pagar tú también derechos de autor?
Juan ha dicho que…
Joer, Hugo, no me metas miedo, y sobre todo... ¡no des ideas! Aunque, realmente, creo que no es exactamente igual, ya que en su obra consiste en la locución, no en la letra (¿quizás también tenga un auto el plano de metro?). Hombre, tampoco es cosa de menospreciar el trabajo del personal, los locutores tienen su arte y además parece que estos han doblado a importantes actores. Pero, vamos, de ahí a pedir derechos... a mí en su caso me habría hecho ilusión, o gracia al menos.
Hugo Martínez Abarca ha dicho que…
Bueno, bueno, con un buen abogado y un mal juez te veo en el trullo por plagiar el poema "Esperanza", breve, pero intenso, cuya locución pudiste disfrutar yendo a escuchar a los no menos poéticos compañeros de IU.
Jaime ha dicho que…
Solamente decir que hace falta ser MISERABLE.